La legendaria durabilidad del Logitech LS1


Hace ya mucho tiempo os hablábamos en Radio Ibérica del ratón láser Logitech LS1 (Logitech M150), y os lo recomendábamos muy efusivamente. Siendo un ratón de cable, no necesitamos baterías ni pilas, y su tecnología láser no requiere apenas mantenimiento: sólo una limpieza muy de cuando en cuando, y tendríamos un ratón que nos puede durar prácticamente toda la vida. Además, muy fiable y de funcionamiento suave y preciso.

Esa es la teoría, pero tras algunos meses comienzan a aparecer los primeros signos de obsolescencia programada.

Vivencias del pasado tecnológico


Sin querer o queriéndolo, la vida es una constante pérdida. Durante los primeros años de nuestra existencia vamos conociendo personas, compañeros de colegio o de diversión que con el correr del tiempo se convierten en compañeros de vida. Así, vamos acumulando experiencias, convivencias y amistades.

Pero llega un momento en que este sumatorio varía totalmente y la vida nos obliga a restar.

Así era el primer router wi-fi de Telefónica


Corría el año 2005 y Telefónica empezaba a ofrecer servicios de ADSL con tecnología Wifi en un mismo paquete. Por aquel entonces en mi casa -como en tantas otras- para conectarse a internet había que armar un poco "la marimorena". Como la roseta del teléfono se encontraba en el salón (junto al teléfono que en su día, cuando esto de internet no era más que una figuración aún, se instaló), y mi módem y mi ordenador en mi habitación, tenía que desenchufar el teléfono y lanzar un cable RJ-11 a través de todo el pasillo, con la consiguiente molestia para el resto de la familia (que no le encontraban mucho el sentido ni a los ordenadores ni a internet) y, encima, la anulación del servicio de telefonía mientras estuviera conectado a internet.

Además de las molestias, el trasiego de tanto cable y de poner y quitar hacía que en la ferretería estuvieran de mí hasta el moño de tanto comprar metros y metros de cable telefónico, y aunque las rosetas las cambiaba yo mismo, los cables de conexión de cobre también estaban habitualmente en las últimas.

Prueba del Logitech LS1 (M150)


Hace unos años, cuando la tecnología de ratones láser por cable estaba desapareciendo (la mayoría que encuentras en las tiendas ya son inalámbricos), decidí aprovechar y pedir dos de los modelos de ratón que, por aquél entonces, eran de lo mejor existente en el mercado. Eran tiempos en los que podía permitírmelo, así que opté por dejar uno guardado y conservarlo para un futuro en el que ya no se fabricaran o fueran muy difíciles de encontrar, y usar el otro "a todo trapo" cotidianamente.

Ya han pasado bastantes años desde aquello (creo no equivocarme demasiado si digo cuatro o cinco) y, por fortuna, Logitech continúa vendiendo el mismo ratón, el Logitech LS1 (M150), una de las pocas cosas buenas que en materia de periféricos para informática he encontrado.